LLevamos ya varios posts hablando sobre las bondades de irse al extranjero a aprender un idioma y si además se puede sacar algo de dinero mediante algún trabajo, pues mejor.

Lo que hay que tener en cuenta es que muchas veces los trabajos que se ofrecen a los estudiantes distan de ser ideales, jornadas laborales maratonianas en bares de Londres, sueldos mínimos que apenas dan para costearse el alojamiento e incluso, poca practica del idioma que se pretende aprender al haber muchos estudiantes del mismo país.

Hoy me he encontrado con un artículo que precisamente habla de este tema en Nueva Zelanda, las famosas granjas o viñedos que ofrecen atractivos trabajos a los estudiantes, llaman la atención al tener lugar en destinos exóticos, lejanos, donde todo parece maravilloso.

Precisamente el artículo de la Auckland University of Technology (AUT) Centre for Occupational Health and Safety Research comenta el “engaño” por llamarlo de alguna manera que algunas organizaciones que, a través de escuelas, buscan trabajo a estudiantes en viñedos, obligándoles o permitiéndoles  hacer más horas de las permitidas por los visados (suelen ser 20 horas semanales), y pagando sueldos por debajo del salario mínimo (10$ hora).

La mayoría de estudiantes entrevistados son de origen indio y muchos comentaban que tardaban todos los días una media de 5 horas de viaje entre ida y vuelta a los campos de kiwi y los viñedos, con la consecuencia de hacerles perder clase en sus respectivos centros de idiomas, muchos de ellos estaban incluso matriculados en cursos intensivos de inglés o de preparación para exámenes y no podían acudir a clase.

Lo mismo pasa en muchos países, donde se toma a los estudiantes como trabajadores baratos.

Te parece una nueva manera de explotación laboral a extranjeros o unabuena manera de costearte la estancia mientras practicas el idioma?