Las malas noticias nunca vienen solas, y en el caso de que afecten a vivir experiencias culturales y a aprender idiomas en el extranjero mucho peor.

La noticia que ha revolucionado el mundo estudiantil viajero es que la Unión Europea está a punto de quedarse sin fondos para financiar las becas Erasmus de intercambio de estudiantes universitarios debido a los recortes al presupuesto de 2012 impuestos por los Estados miembros y la Eurocámara. Según cuentan se ha pagado bastante de lo adeudado pero aún queda mucho y lo que ha de venir si se siguen concediendo las becas.

Francamente no entiendo cómo un programa tan interesante y que aporta tanto a nivel cultural, a nivel educativo, idiomático y sobretodo a nivel social, puede sufrir los temidos recortes, en este caso, europeos. Cuando yo fui Erasmus la beca que te daban no te servía más que para comprar comida, ni pagarte el alojamiento ni otro tipo de gastos, todo salía de nuestros bolsillos, así que o en España dan poco dinero a muchos estudiantes o en otros países dan mucho dinero a sus pocos estudiantes que quieren vivir esta experiencia. Algo no cuadra.

Países receptores de estudiantes Erasmus

El Ejecutivo comunitario asegura que la falta de fondos “no es una sorpresa” y que cuando se aprobó el presupuesto comunitario para 2012 ya avisó a las capitales que “no habría bastante dinero”.

Los recortes en las ayudas de la UE, ha avisado el portavoz, “agravan los problemas de liquidez de varios Estados que ya tienen grandes problemas” ya que impiden que Bruselas les reembolse los pagos ya realizados.

Para evitar llegar a una situación de “suspensión de pagos”, el Ejecutivo comunitario presentará el próximo 23 de octubre un presupuesto rectificativo “sustancial”. Bruselas pide a las capitales que lo aprueben y que cumplan así su compromiso de invertir en crecimiento.
España fue el país en el curso 2010-2011 que más estudiantes universitarios envió al extranjero con una beca Erasmus (36.183) y también el que más recibió (37.432), según los últimos datos de la Comisión Europea. Del total de eramus españoles, 31.427 se fueron a estudiar y 4.757 a realizar prácticas en alguna empresa en otros países. También habría que pensar viendo estos datos si el español es la lengua más apreciada por los estudiantes de la unión, aprender español parece una buena opción para los extranjeros, no sólo el alemán.

Con 36.183 becados, España repitió por segundo año consecutivo en el primer puesto como máximo exportador, por delante de Francia (31.747) y Alemania (30.274). Además, fue en ese curso el sexto país que más creció (un 16%), a pesar de que las cuantías de las becas fueron las más bajas comparado con el resto de países, que de media alcanzaron los 250 euros.
Por áreas de conocimiento, los alumnos de las ramas de Ciencias Sociales, Empresariales y Derecho fueron los que más se acogieron a este tipo de becas.

Erasmus

El programa Erasmus, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2004, por ser uno de los programas de intercambio cultural “más importantes de la historia de la humanidad, como elemento de conocimiento integrador entre pueblos”, podría estar en peligro de extinción después de que este miércoles la Comisión Europea advirtiera de que se está quedando sin fondos para pagar estas becas.
La noticia no ha sentado nada bien en las universidades españolas ya que parece que los estudiantes y el ambiente que los acompaña, según dicen, sólo da la imagen de fiesta y poco más, pero no es así, muchos quieren conocer la cultura del país, visitar los monumentos y los museos y conocer nuestra forma de vida “de día” también.

Erasmus sigue siendo una de las mejores formas de aprender idiomas y conocer otras culturas, esperemos que no lo eliminen.