El origen de las calabazas en Halloween: Jack-o’-lantern

Se cuentan muchas historias sobre Halloween, sobre su procedencia y  significado. Muchas son leyendas urbanas para causar miedo la noche del 31 de octubre, sin embargo, otras intentan encontrar significado en la historia de sus paises, como es el caso de Irlanda y Escocia.

Halloween tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain, que  significa fin del verano. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y era considerada como el “Año Nuevo Celta”, que comenzaba con la estación oscura.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el mundo de los muertos se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (tanto benévolos como malévolos) pasar a través. Los ancestros familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos. Su propósito era adoptar la apariencia de un espíritu maligno para evitar ser dañado.

Una de las leyendas más curiosas es el uso de calabazas talladas como faroles :

En 1840 esta festividad llega a Estados Unidos, donde queda fuertemente arraigada. Los inmigrantes irlandeses  difundieron la costumbre de tallar los ” Jack-o’-lantern”(calabaza hueca con una vela dentro) inspirada en la leyenda de “Jack el Tacaño” (Stingy Jack en el original inglés).

Cuenta la leyenda que  un granjero engañaba y mentía a vecinos y amigos. Esta conducta le llevó a conseguir toda clase de enemistades pero también una reputación de persona tan malvada que rivalizaría con el mismísimo Satanás. El Diablo quiso comprobarlo y apareció una noche en el pueblo, donde pudo comprobar la maldad de Jack el Tacaño, por ello le condenó a llevárselo al infierno, Jack le propuso una última ronda y como ninguno de los 2 tenía dinero, le retó a que se convirtiera en moneda para pagar las bebidas. El diablo aceptó, pero en lugar de pagar, Jack se metió la moneda en el bolsillo donde llevaba un crucifijo y el diablo, al ver que estaba atrapado, accedió a dejarle tranquilo durante un año.

Pasado un año, el diablo volvió para llevarse a Jack, y este le pidió que antes de irse subiera a un manzano para recoger algunas manzanas como último deseo. El diablo subió y allí se encontró con otro crucifijo tallado en el tronco con lo cual volvió a quedar atrapado. En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza .

Jack murió antes de lo previsto y cuando se preparaba para ir al cielo  fue detenido en las puertas de San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al pacto con el Diablo, y éste le expulsó de su reino y le condenó a deambular por los caminos con un nabo hueco con un carbón ardiendo dentro como única luz que guiara su eterno vagar entre los reinos del bien y del mal.

Con el paso del tiempo Jack el Tacaño fue conocido como Jack el de la Linterna o “Jack of the Lantern”, nombre que se abrevió al definitivo “Jack O’Lantern”. Esta es la razón de usar nabos (y más tarde calabazas, al ser más grandes y fáciles de tallar) para alumbrar el camino a los difuntos en Halloween, y también el motivo de decorar las casas con calabazas talladas (para evitar que Jack llamara a la puerta de las casas y proponer Truco o trato).